#Hiroshima y #Nagasaki: Dolor que NO pasará Nunca

Hoy se abre la herida una vez más. Sí, es que a pesar de que el tiempo el implacable vuela, es tan difícil olvidar el dolor, las lágrimas y heridas presentes en el cuerpo y el alma. Ya pasaron 72 años del lanzamiento de las primeras bombas nucleares por Estados Unidos en #Hiroshima y #Nagasaki el 6 y el 9 de agosto de 1945, respectivamente.

A veces la manera de salvarnos de eso es repitiéndolo una y otra vez para que nadie lo olvide nunca. Razón por la cual es importante hablar de ello con los más jóvenes.  Creo que de no hacerlo pensarán que es una historia pasada y perderá importancia. Tal vez pasada por el tiempo transcurrido ya.

Entonces me pregunto una y mil veces ¿Será posible olvidar?, que aún a setenta y dos años del suceso ocurrido las huellas del desastre permanecen. Todavía mueren niños japoneses a causa de las poderosas radiaciones. La bomba dejó ese día más de 166 000 fallecidos en el acto, más centenas de miles más progresivamente por efectos adversos de la radiación.

Desgraciadamente, hoy en día, la carrera armamentista nuclear no ha dejado de desarrollarse y la guerra es una realidad en no pocas regiones del mundo.

Amigos tanto dolor y sufrimiento es una cicatriz que, desgraciadamente, nunca sanará del todo. Podrán pasar miles de años y sin embargo ese horrible crimen causado por la primera bomba nuclear lanzada por un avión estadounidense no pasará jamás. Simplemente porque hay un dolor que no pasará NUNCA.

Third English Workshop

Last week, a group of #teachers, municipal and provincial advisers from different Cuban provinces had the opportunity of participated in the Third English Workshop organized by the Ministry of Education and the Embassy of United States held in Havana city.