Cambio de Mentalidad

cambio de mentalidad2

Recuerdo que hace dos años atrás había hecho un post refiriéndome a la ausencia del libro que tanto esperaba Cambio de Mentalidad del profesor Manuel Calviño. Desafortunadamente, en aquel entonces no lo pude adquirir. Hoy soy feliz al tenerlo en mis manos.

 

 Sí, y que sufran aquellos que les molesta que disfrute de un buen libro. Un libro que no es para ser engavetado ni guardado en un librero. Es, a mi modo de ver, un #libro para llevarlo de frente, máxime en estos tiempos que vivimos.cambio de mentalidad1

 

Una amiga me lo regaló para mi cumple, y fue uno de los regalos que más adoré. Tal vez, en aquel entonces no era lo suficiente madura para leerlo, y tal vez por ello no lo pude adquirir.

 

 

 

Tienda de Caricaturas en Las Tunas

Caminando ayer por la Plaza Cultural de mi ciudad, me encontré con alguien muy especial, Antonio Medina Segura (ANTOMS). Quien me dijo que después de la  XXIV Feria Internacional del Libro, montaron su Tienda de Caricaturas en ese lugar.

caricaturas 3

Alguien que siempre me mostró que lo que hay que tener es mucha fuerza de voluntad, y mucho empeño para lograr lo que se quiere en la vida. Siempre me dijo que si una puerta se cierra, otra se abre.

 

Sí, le cerraron muchas puertas, me consta, y sin embargo hoy por hoy es uno de los caricaturistas miembros del Círculo de Humoristas Gráficos e Historietistas de la Prensa de la oriental provincia de las Tunas. Ha participado en disímiles festivales. Siempre me llamó la atención, del por qué no lo querían. Hoy, entiendo muchas cosas. A mi juicio era una espina porque criticaba desde su trabajo y su interpretación muy personal lo mal hecho.

caricaturas 2

Es que es uno de los tantos que a través de su trabajo, LA CARICATURA defiende su Patria. Naturalmente, a su forma, porque él como los que estaban allí defienden y son partes de la sociedad civil de Cuba.

 

 

Cambio de Mentalidad

lee2_0Hoy empezó la Feria del Libro en Las Tunas y el libro que tanto esperaba Cambio de Mentalidad del profesor Manuel Calviño no llegó a manos de la población. Lo triste es que me dijeron mentiras. Eso no tiene otro nombre para mí. Una compañera que, según el cartel que colgaba sobre su pecho era de las acreditadas, a la cual me acerqué para preguntar sobre el libro me dijo con estas palabras: Eran doscientos y la población se lo llevó temprano en la mañana. Cuando le pregunto a otra compañera de la biblioteca provincial José Martí me dice que no lo ha visto por acá. Me dirijo a la librería Fulgencio Oroz de mi ciudad para preguntar y casualmente me encuentro allí al director del Centro Provincial del Libro, y me dice que Naturalmente que no lo vieron aquí porque 30 libros él se lo vendió a Cultura por cheque, porque eran ciento y pico y fue lo que le tocó a la provincia por asignación. Razones que no me convencieron porque yo soy parte de la población trabajadora de a pie que añoraba poder comprar el libro en la Feria del Libro de su ciudad. No era la única que hablaba y quería ver ese libro en un stand de mi ciudad. Yo me pregunto por qué todavía tenemos hasta para tener un buen libro en nuestra biblioteca familiar sufrir por no poder tener acceso al libro.