Las Tunas en Homenaje al Maestro

“Para mí la patria, no será nunca triunfo, sino agonía y deber”.

 

marti1Por estos días, toda Cuba, recuerda al más genial y universal de los pensadores cubanos, José Julián Martí Pérez quien naciera el 28 de enero de 1853. Naturalmente que los pioneros de la ESBU “Wenceslao Rivero Pérez” de esta ciudad, Las Tunas, también lo hacen.

 

Y la muestra de esto es la cantidad de pioneros que participaron enmarti2 concurso de dibujo alegórico a la fecha. De igual forma, se siente la algarabía entre los pioneros. Sí, preparando lo que harán el próximo 28 de enero en el #desfile martiano a lo largo y ancho de la Isla.

 

 

 

Martí es Futuro y es Previsión

apostol“La América ha de promover todo lo que acerque a los pueblos, y de abominar todo lo que los aparte. En esto, como en todos los problemas humanos, el porvenir es de la paz”.

 

 

Una vez más estás presente entre nosotros. Hoy ya se cumplen 125 años de aquella histórica Conferencia Monetaria Internacional que se desarrollara en Washington. Estamos #PensandoAmerica y pensamos en ti #JoseMarti ; entonces vienen a nuestra mente las palabras que utilizaste en un momento de tensión espiritual,

“Mis amigos saben cómo se me salieron estos versos del corazón. Fue aquel invierno de angustia, en que por ignorancia, o por fe fanática, o por miedo, o por cortesía, se reunieron en Washington bajo el águila temible, los pueblos hispanoamericanos”.

Palabras que fueron el resultado precisamente de tu presencia angustiosa en la Conferencia Monetaria Internacional de Washington, a la que acudiste en calidad de Cónsul del Uruguay; y que luego se convirtieran en el prólogo de tus Versos Sencillos que una vez escribiste.

Espacio que tú #JoséMartí aprovechaste al máximo cuando sin temor alguno, en la Conferencia, manifestaste:

“Quien dice unión económica, dice unión política. El pueblo que compra, manda. El pueblo que vende, sirve. Hay que equilibrar el comercio, para asegurar la libertad. El pueblo que quiere morir, vende a un solo pueblo, y el que quiere salvarse, vende a más de uno. El influjo excesivo de un país en el comercio de otro, se convierte en influjo político. La política es obra de los hombres, que rinden sus sentimientos al interés, o sacrifican al interés una parte de sus sentimientos. Cuando un pueblo fuerte da de comer a otro, se hace servir de él.

 

Cuando un pueblo fuerte quiere dar batalla a otro, compele a la alianza y al servicio a los que necesitan de él. Lo primero que hace un pueblo para llegar a dominar a otro, es separarlo de los demás pueblos. El pueblo que quiera ser libre, sea libre en negocios. Distribuya sus negocios entre países igualmente fuertes. Si ha de preferir a alguno, prefiera al que lo necesite menos, al que lo desdeñe menos.

 

Ni uniones de América contra Europa, ni con Europa contra un pueblo de América. El caso geográfico de vivir juntos en América no obliga, sino en la mente de algún candidato o algún bachiller, a unión política. El comercio va por las vertientes de tierra y agua y detrás de quien tiene algo que cambiar por él, sea monarquía o república. La unión con el mundo, y no con una parte de él; no con una parte de él, contra otra. Si algún oficio tiene la familia de repúblicas de América, no es ir de arría de una de ellas contra las repúblicas futuras”.

Hoy ya han pasado 125 años de aquella histórica Conferencia y no resulta descabellado volver la mirada hacia el pensamiento martiano, hoy cuando estamos #pensandoamerica porque Martí es Futuro y es Previsión.