Reencuentro con Nosotros Mismos

confies-150x150Hoy me levanté como de costumbre, temprano, y busqué el pan nuestro de cada día y camino a la panadería me encontré al padre de Celia una alumna que hoy está estudiando en Santiago de Cuba. Es cierto, existen personas en nuestras vidas que nos hacen felices por un instante, estos son nuestros alumnos. Sí, porque están junto a nosotros los profesores, un tiempo determinado, claro, en dependencia de la enseñanza en cuestión. Y otras recorren un largo camino a nuestro lado viendo muchas lunas, nuestros padres y amigos.

 

A los que en un árbol serían toda la familia de hojas y entonces llamamos #amigos. Los hay de muchas clases. Están los amigos hermanos con quienes dividimos nuestro espacio para que puedan florecer como nosotros. Tal vez cada hoja de un árbol caracteriza a uno de nuestros amigos: Las primeras hojas que nacen del brote son nuestro amigo papá y nuestra amiga mamá, quienes nos muestran lo que es la vida. Luego el destino nos presenta a otros amigos, los cuales no sabíamos que irían a cruzarse en nuestro #camino. No me diga que usted no le dice a fulano que perencejo o zutano es su amigo del alma, del corazón. Sí porque ellos son sinceros, son verdaderos. Saben cuando no estamos bien. A veces uno de esos amigos del alma estalla en nuestro corazón y entonces es llamado un amigo enamorado.

 

Ese quien da brillo a nuestros ojos y música a nuestro oído. Además existen aquellos amigos por un tiempo, tal vez unas vacaciones o unos días o unas horas. Los que nos hacen sonreír aún en los momentos de tristeza cuando están cerca. Y hablando de cercanía, no puedo dejar de mencionar los amigos digitales que vienen y van, aquellos que están en la punta de las ramas y que cuando el viento sopla siempre aparecen entre una hoja y otra. El tiempo pasa, el verano se va, el otoño se aproxima y perdemos algunas de nuestras hojas, algunas nacen en otro verano y otras permanecen por muchas estaciones.

 

Pero lo que nos deja más felices es que las que cayeron continúan cerca, alimentando nuestra raíz con alegría: son recuerdos de momentos maravillosos de cuando se cruzaron en nuestro camino o nuestro muro de #facebook por casualidad y qué decir de la llamada que recibes de esa persona que habías llegado a pensar que ya no existía para ti. Y entonces como por arte de magia buscando entre papeles otra información para tu trabajo te encuentras el teléfono de  ese amigo del que una vez te enamoraste y lo llamas y entonces recuerdas que la vida es un Reencuentro con Nosotros Mismos.

 

Recomenzar

RecomenzarPerdí un juguete de mi infancia, pero no el recuerdo de quién me hizo ese regalo. Perdí mis fantasías de niño, pero gané la oportunidad de crecer y vivir libremente. Perdí a mucha gente que quise y amo todavía, mas gané el cariño y el ejemplo de sus vidas. Perdí momentos únicos porque lloraba en vez de sonreír, mas descubrí que sembrando amor se cosecha amor.

Perdí muchas veces y muchas cosas, pero junto a ese (perder), intento (ganar), porque siempre es posible luchar por lo que amamos, y hay tiempo para empezar de nuevo. No importa en qué momento de la vida te cansaste, lo importante en renovar esperanzas, creer en ti mismo.

¿Sufriste mucho? Fue aprendizaje ¿Lloraste mucho? Limpiaste tu alma. ¿Estuviste solitario? Fue porque cerraste la puerta. ¿Creíste que todo se había perdido? Es el inicio de tu mejoría. ¿Te sientes solitario? Alrededor encontrarás a mucha gente esperando tu sonrisa.

Hoy es un excelente día para comenzar un nuevo proyecto de vida. ¿Dónde quieres llegar? Mira alto, sueña alto. Si pensamos pequeño, lo pequeño vendrá.

Somos capaces de amar muchas veces, porque somos la manifestación del amor. La vida llama, invita a una nueva aventura, a un nuevo viaje, a un nuevo desafío. Confía en la vida, confía en ti.

 

 

Respeto

 

Un hombre ponía flores en la tumba de su esposa, cuando ve a un chino poniendo un plato con arroz en la tumba vecina, y le pregunta: -Disculpe señor, ¿Usted cree de verdad que el difunto vendrá a comer el arroz?

–       SÍ _ Responde el chino _, cuando el suyo venga a oler las flores.

 

Moraleja: Respetar las opiniones del otro es una de las mayores virtudes que podamos tener. Las personas son diferentes, por tanto actúan y piensan diferentes.